domingo, 16 de enero de 2011

Un paseo por Trancas y por el balneario de El Boyero





Sábado 15 de Enero de 2011 | En el lugar, ubicado a 75 kilómetros de San Miguel de Tucumán, está habilitado un camping con todas las comodidades para el visitante. Con poco dinero es posible llegar hasta el paraje tranqueño, donde no se paga entrada para disfrutar de un día al aire libre. También se puede pasar la noche allí.


Otro fin de semana comienza. ¿Qué se puede hacer? El tiempo apremia ante la indecisión y el efectivo disponible puede durar uno o dos días. Ante esa condición, una alternativa natural se asienta a 75 kilómetros de San Miguel de Tucumán. Próxima parada: El Boyero.

El balneario es un lugar elegido por los que quieren disfrutar las aguas del río Salí unas horas, al sol, en medio de la naturaleza, y también por aquellos que escogieron acampar el fin de semana.

A El Boyero se llega por ruta nacional Nº 9, hacia el norte. Antes de arribar a Trancas, se dobla a la izquierda y se encara por la ex-ruta 9. A sólo 2 kilómetros, un lugar clásico ofrece diversión, con una pileta natural a disposición del visitante.

Sofía Arroyo, de la Municipalidad de Trancas, contó a LA GACETA que el camping fue habilitado para la temporada y que el predio está en buenas condiciones.

La funcionaria aclaró que no se cobra instalación de carpas ni la estadía, lo que economiza aún más el disfrute del visitante. Además, comentó que se realiza un trabajo de mantenimiento en el predio. En cuanto a la seguridad, la empleada manifestó que, como no hay una persona que reciba a la gente, todas las tardes, a partir de las 19 y durante la noche, un agente recorre el predio permanentemente; mientras que en la puerta hay una guardia policial los fines de semana.

El camping está dispuesto con luz eléctrica, baños con agua fría y caliente, duchas externas, merenderos y asadores. La oferta también incluye a personas que recorren el predio carpa por carpa, a cualquier hora de la mañana, para vender sus productos y servicios: carne y todo para el asado.

Gasto obligatorio

Si se viaja en ómnibus desde la Capital, se debe tomar el servicio con destino a la ciudad de Trancas. El boleto cuesta $ 14, 80 y puede adquirirse en la boletería número 69, en la terminal de ómnibus de San Miguel de Tucumán.

Si es con vehículo particular, hay que saber que el peaje de Molle Yaco cuesta $ 1,80 para autos; mientras que vehículos de tres y cuatro ejes abonan desde $ 3,50.

Ya en el lugar, se pueden adquirir comidas y bebidas en dos puestos de venta. Se consigue un sandwich de milanesa entre $ 8 y $ 9, empanadas fritas entre $ 20 y $ 24 la docena; una gaseosa de litro y medio sale $ 8 y la cerveza cuesta entre $ 8 y $ 10.

Los viernes, generalmente, se realizan peñas y algunos domingos se organizan otros espectáculos musicales y culturales. Se aconseja llevar espíritu de aventura; equipo matero, conservadora, repelente, espiral, toallas, mallas, protector solar y una delgada frazada para utilizar durante la noche si se pernocta allí.

Un lugar con historia

La ciudad de Trancas tiene un legado histórico-cultural, ya que fue un punto estratégico para la defensa del Norte en las luchas independentistas. Entre los sitios que pueden visitarse, está el Templo del Sagrado Corazón en el que fue bautizada la escultora Lola Mora; en su muro, además, fue fusilado Bernabé Aráoz.

Otro lugar turístico es El Pozo del Pescado o Pozo de San Francisco, una ermita ubicada a 3 kilómetros del balneario que recuerda el paso San Francisco Solano en el siglo XVII. Según la leyenda, el religioso hizo brotar agua del suelo al clavar su bastón en la tierra con intención de saciar la sed de sus seguidores.


IR AL ENLACE


No hay comentarios.:

Entradas populares