Mostrando las entradas con la etiqueta Chubut. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Chubut. Mostrar todas las entradas

domingo, 15 de mayo de 2011

CHUBUT. LA CAPITAL DEL ORO NEGRO




Domingo, 8 de mayo de 2011

CHUBUT. LA CAPITAL DEL ORO NEGRO

Comodoro Petróleo



Por Graciela Cutuli

El sur es sinónimo de estepas y desiertos, escenario de historias mínimas como en las películas de Carlos Sorín. Más raramente de historias a lo grande, aunque no hayan faltado las epopeyas y aventuras. Y en definitiva, muy pocas veces se piensa el sur con torres de vidrio esfumado, semáforos, tiendas con la última moda y ejecutivos de traje como en la city porteña. Sin embargo, así es la cara de Comodoro Rivadavia, un oasis de ciudad –con todos los atributos urbanos– en medio de las mesetas desérticas del sur de Chubut. El contraste es enorme con Camarones, el pueblo más cercano, una fiel estampa de la Patagonia soñada por los turistas. El oasis fue creado, desarrollado e impulsado por el oro negro. Comodoro es una ciudad vertiginosa que vive por, para y del petróleo. Y un poco también del turismo, sobre todo desde que se convirtió en la cabecera de la nueva Ruta Azul, la porción de la RN 3 que une los tres parques marítimos costeros del sur de Chubut y de Santa Cruz.

“Brazo” extractor de petróleo en las afueras del centro de la ciudad.UN CERRO Y UNA TORRE Martín Blackie es descendiente de la única colonia bóer en el país. Vive en Rada Tilly, el balneario pegado a Comodoro, y cuenta que sus padres y sus amigos fueron los primeros en descubrir petróleo a principios de siglo XX. Eran exiliados de la antigua provincia sudafricana de Transvaal, tras la victoria inglesa en la guerra de los bóers. Así estos colonos sudafricanos descendientes de holandeses, alemanes y franceses protestantes llegaron a las costas del sur de Chubut, donde había lugar de sobra pero nada de agua. Y fue buscando agua que hicieron surgir petróleo de la tierra.

La historia la escribieron luego otros colonos, ingenieros llegados de Buenos Aires y obreros procedentes de todo el país y el mundo. En Comodoro dicen con orgullo que tienen más comunidades que en ninguna otra parte del país, más incluso que en la misionera Oberá, que es conocida y reconocida por la diversidad de sus pobladores. Existe incluso una Federación de Comunidades Extranjeras que es uno de los pilares de la vida cultural y asociativa de la ciudad.

No es el único legado de la singular historia local. Además de este, que se puede ver en las caras de su gente, el otro se puede descubrir en la traza del plano urbano. Comodoro se extiende sobre kilómetros y kilómetros porque se formó en torno de los primeros pozos de excavación. Los pozos se convirtieron en barrios, y los barrios a veces se juntaron para formar la ciudad. Otras veces, no. Es así que Comodoro está diseminada por la meseta, y tiene un cerro de arenas endurecidas como centro. Los días de lluvia, que son pocos, o los días de viento, casi todos los demás, el cerro “cruje” y se desplaza. No está construido, porque ninguna construcción resistiría sobre su superficie blanda. Pero cada tanto se lleva una porción de la Ruta 3, que pasa por el centro mismo, y algunas casillas.

Este cerro, llamado Chenque, mide más de 200 metros y se levanta a orillas mismas de la costa. En tiempos geológicos fue una capa de sedimentos y un cementerio de ostras. Hoy las ostras se ven petrificadas, enormes y cargando a cuestas varios millones de años. A pesar de sus “humores”, el Chenque pasó con el tiempo a simbolizar la ciudad. Es un circuito de paseo para el fin de semana, o luego de las clases para los estudiantes en busca de un poco de romanticismo. La vista desde la cumbre es hermosa: además de divisar todo el centro, se llega a apreciar una buena porción de la costa del enorme Golfo San Jorge, en cuya parte más interior está la ciudad. Se ve por supuesto también hasta Rada Tilly, la playa más austral del país que se usa como tal. A pesar de los vientos, a pesar de la latitud, a pesar de la temperatura del agua, cada verano Rada Tilly atrae a miles de familias y su costa es una sola mancha multicolor de parasoles.

El resto del año es como un barrio residencial de Comodoro, con casas bajas en torno de una torre incongruente que por la tarde proyecta su larga sombra sobre la arena. En Rada Tilly está la Reserva de la Punta del Marqués, una proa de tierra (otra vez sedimentos y ostras fósiles) que avanza en el mar, como si fuera un barco de dos kilómetros de largo y 160 metros de alto... Desde allí arriba se ve una colonia de lobos marinos tomar sol en el acantilado o jugar en las aguas límpidas del Atlántico Sur. Hay un pequeño centro de interpretación para conocer mejor la Punta; también se ve toda la Rada y la playa, y uno se pregunta otra vez qué llevó a construir esta torre de departamentos despintada en medio de la costanera, con tanto lugar y espacio a disposición.

Comodoro es un oasis de modernidad en medio de la estepa patagónica.DISTANCIAS PATAGONICAS En Comodoro las distancias son bien grandes. Bien patagónicas, como diría Eduardo Gallegos, uno de los baqueanos que mejor conocen la región. Eduardo trabaja con los geólogos e ingenieros que detectan e instalan los nuevos pozos de petróleo. Cada rincón de la estepa y cada curva de la Ruta 3 le inspiran anécdotas e historias sobre la vida en este lejano sur, donde cada logro se merece a fuerza de trabajo y coraje. Desde hace un tiempo, puso su camioneta y su conocimiento al servicio de los turistas, y no hay mejor opción que contratarlo para recorrer Comodoro y su región.

Desde la ciudad, la Ruta Azul se extiende hacia el sur y hacia el norte, siempre por la RN 3, que es la columna vertebral de toda la costa patagónica. Al norte, termina en el Parque Costero-Marino Patagonia Austral, que protege unos cientos de kilómetros de costa a lo largo de la Bahía Bustamante y el cabo Dos Bahías. Al sur, la ruta pasa por Caleta Olivia y cuando se aleja de las orillas hay que dejarla para llegar hasta Puerto Deseado. El segundo parque es el Interjurisdiccional Marino Isla Pingüino, que protege mar y costas entre la ría Deseado y la Bahía Laura. La ruta termina en las cercanías de Puerto Santa Cruz, en el Parque Nacional Monte León, que cubre la extensión de dos antiguas estancias y 40 kilómetros de costas.

Cada tramo del circuito se cuenta en cientos de kilómetros y horas de ruta. En medio de tales inmensidades, Comodoro es la mejor opción porque tiene buenos hoteles, un aeropuerto con varios vuelos diarios y una naciente cartelera de excursiones y propuestas turísticas, entre las cuales llaman la atención propuestas de viaje por toda la Patagonia en motos de gran cilindrada, paseos en bosques petrificados de millones de años, la visita a un parque eólico y bautismos de carrovelismo en la ancha playa de Rada Tilly.

PASEOS Y MUSEOS Pero además en Comodoro, si bien no hay edificios históricos, está uno de los tres museos dedicados al petróleo que existen en el mundo. Es un paseo que no hay que eludir para conocer mejor uno de los pilares del mundo actual y saber cómo se formó y en qué deriva el crudo que se extrae de las profundidades del subsuelo. En una especie de “todo lo que siempre quiso saber y mucho más”, el museo es a la vez la memoria de Comodoro y una fuente de conocimiento sobre la industria petrolera.

La visita empieza en los jardines. En lo que fue en realidad el predio del Pozo N 2 (el primero que se explotó industrialmente en el país y que inició las actividades de YPF) se ven las instalaciones originales de 1907, cuando el pozo entró en actividad, y equipamientos de los primeros tiempos, desde surtidores de nafta hasta camiones y barcos. El sitio entró en producción el 13 de diciembre de 1907, y congregó en sus alrededores uno de los primeros barrios de la ciudad, el Barrio Km3, muy cerca del centro. Por su parte, el museo fue inaugurado en 1987 y su administración, confiada a la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Aquí se recibe una auténtica clase de geología, para entender cómo se formó el petróleo, cómo se detecta y se extrae. La visita finaliza con muestras y explicaciones del procesamiento y obtención de los distintos derivados del crudo.

Comodoro tiene también un museo paleontológico, uno geológico y otro histórico, tal vez una forma de suplir la carencia de edificios antiguos, un papel que con apenas 30 años tampoco puede desempeñar la Catedral local. Su campanario de inspiración industrial, geométrico y con vigas de cemento, es uno de los puntos de referencia de las vistas panorámicas desde el cerro Chenque. Joven y moderna, es un poco la postal de la ciudad, que no para de crecer y está renovando su costanera, con centros culturales y un paseo que pronto serán un atractivo más para los turistas que la eligen: como puerta para la Ruta Azul, pero también como un destino en sí mismo, ya que tiene más suficiente para mostrar y cautivar

Ir al enlace

domingo, 26 de diciembre de 2010

viernes, 19 de noviembre de 2010

CHUBUT. TEMPORADA EN PUNTA TOMBO



CHUBUT. TEMPORADA EN PUNTA TOMBO

Pingüinos al por mayor

La mayor pingüinera del continente, sobre un cabo rocoso que ingresa unos tres kilómetros en el mar de Chubut, ya se pobló de simpáticos pingüinos magallánicos, de andar chaplinesco, recién llegados de las cálidas aguas de Brasil. Las parejas están en pleno proceso de apareamiento y en un mes alcanzarán casi medio millón de ejemplares.



Por Julián Varsavsky


Un primer vistazo a la pingüinera de Punta Tombo sugiere que estamos en una superficie lunar, rodeados de miles de cráteres que señalan los nidos de nuestros pequeños anfitriones. Alrededor hay centenares de miles de bulliciosos pingüinos, a razón de casi un nido por metro cuadrado. Cada mañana y cada atardecer surgen de estos nidos subterráneos fabulosas muchedumbres de pingüinos de Magallanes, avanzando como en procesión hacia el mar o regresando de allí con la pesca en el buche para compartir con sus pichones. Claro que las disputas territoriales son entonces violentas, ya que para cada pingüino llegar al agua implica pisar territorios ajenos y sufrir un constante asedio de picotazos.

En Punta Tombo hay una saliente de piedra rojiza que ingresa en el mar, desde la cual algunos pingüinos hacen clavados de baja altura. Luego se los ve nadar dando saltos sobre las aguas, como los delfines, para respirar. Suelen ir en grupos de caza y nadan hasta los 24 kilómetros por hora, alcanzando profundidades de 80 metros. El cuerpo de los pingüinos es hidrodinámico y sus “alas” son en verdad aletas: de hecho, se trata de aves primitivas que perdieron la capacidad de volar. Y por muy vistos que uno los tenga en los documentales, no deja de ser algo desconcertante estar frente a esas aves que caminan contoneándose, que nadan como los peces y que tienen alas, pero no pueden volar. Y que para colmo andan entre la gente como si nada.

HABIL EN EL MAR, TORPE EN TIERRA El denso plumaje de los pingüinos está dispuesto a la manera de escamas; además tienen patas muy atrás para favorecer el nado, mientras la cola oficia de timón. El cuerpo está cubierto por una capa de aceite producida por una glándula ubicada en la parte trasera para mantener el calor en las frías aguas del Sur. En conclusión, son verdaderos animales del mar que viven en el agua y salen a tierra solamente para cumplir con el ritual de la reproducción.

Fuera del agua tienen una torpeza absoluta. A veces se los ve parados cerca de la costa –como a la expectativa– hasta que de repente uno de ellos inicia un correteo desaforado y el resto del grupo lo sigue para lanzarse todos de panza sobre una ola. Pero lo más complicado para un pingüino es salir del agua, porque el regreso del oleaje los lleva mar adentro. Se acercan entonces a la costa, nadando como patos, y aprovechan las olas como los surfistas para llegar a la parte baja, donde quedan varados en el pedregullo tratando de levantarse lo más rápido posible. Claro que a veces la traición llega desde atrás: una nueva ola los vuelve a tumbar de bruces y vuelta a empezar.

DELICIAS DE LA VIDA CONYUGAL Al recorrer una pingüinera, el bullicio de graznidos es constante y ensordecedor. Las parejas se llaman continuamente cuando uno de ellos se ha ido al mar. Siempre uno se queda empollando en el nido –unas veces el macho y otras la hembra– mientras el otro sale a buscar comida. Su vocalización parece un rebuzno y la propalan de manera repetitiva extendiendo las aletas con el cuerpo arqueado hacia atrás. Los pichones hacen su aporte al alboroto y emiten un piar sibilante y continuado reclamando alimentación. También se escucha a los pingüinos estornudar muy seguido, aunque en realidad están expulsando bolitas de sal producidas por una glándula de la nariz que les permite beber agua de mar.

Los pingüinos son seres muy confiados. Si uno se acerca lentamente, puede permanecer a un metro de ellos. A esa distancia comienzan a mover la cabeza en zigzag, una señal de alerta para el intruso. Porque no están jugando, sino que nos enfocan alternadamente con cada ojo lateral mientras preparan el picotazo. Y no hace falta decir que nunca se los debe tocar.

A veces también pareciera que nos persiguen. Pero no es exactamente así, sino que anhelan nuestra sombra. El principal problema de los pingüinos es el sol –su cuerpo está preparado para retener el calor– y, como en las pingüineras hay poca sombra, se acercan jadeantes a nuestro contorno dibujado en el suelo para refrescarse un poco.

Otro aspecto interesante es la interacción de los pingüinos con el resto de la fauna de la reserva. En general ñandúes y guanacos son bien recibidos en la pingüinera y se los ve pasear a sus anchas por la playa ante la indiferencia total de los dueños de casa. Pero un ave como el petrel les pone a los pingüinos “las plumas de punta”. No es para menos: vuelan a baja altura, al acecho de cualquier descuido, con la intención de robarse algún pichón. Cuando aterrizan en la playa, entre la multitud, los pingüinos huyen en estampida empujándose unos a otros y cayendo al suelo. Sin embargo, los petreles casi nunca se salen con la suya porque no están en condiciones de enfrentar a un grupo de pingüinos, que en última instancia se guarecen en las aguas, donde son amos y señores.

LAS AVES MAS QUERIDAS Existen restos fósiles que certifican la presencia de pingüinos en la Patagonia hace ya 35 millones de años. Antonio Pigafetta –tripulante de la expedición de Magallanes– los llamó “extraños gansos”. Más tarde fueron víctimas de los barcos balleneros que los faenaban para obtener su aceite. En cierta ocasión una flota inglesa sacrificó 1,3 millón de pingüinos con esa finalidad... Hoy en día, su peor enemigo son las manchas de los barcos petroleros –este año llegaron 200 pingüinos empetrolados a la reserva– que ocasionan la muerte de millares de ejemplares por año. Al atravesar una mancha de petróleo las plumas pierden su función térmica y eso obliga al animal a buscar refugio y calor en la playa, donde muere de inanición.

Con esos riesgos, los pingüinos parecían destinados a la extinción, pero la subsistencia de la especie está fuera de peligro gracias a la política de preservarlos en reservas. ¿Qué los salvó? Según los naturalistas, fue su popularidad, debido a que no hay otras aves de comportamiento más aparentemente humano sobre la faz de la Tierra. No hay relato de viaje o documental que no se refiera con ternura y emoción a estas pacíficas aves de gracioso andar chaplinesco consagradas al cuidado de los hijos. Todo esto produce un efecto que hace felizmente difícil atreverse a matar de un palazo –como se hacía en el pasado– a estos “locos bajitos”.

Lo más admirable de estos habitantes de Liliput es que disfrutan de una vida en pareja ejemplar y armoniosa, como no lo logra la mayoría de los seres humanos en su complejo mundo. En el “planeta pingüino” la monogamia es ley natural y además se cumple. Se han comprobado incluso parejas de hasta quince años de antigüedad –es decir casi toda la vida– que cruzan el océano por separado hasta las costas de Brasil, donde pasan el invierno retozando dentro del mar. Luego regresan al mismo nidito de amor que armaron el verano anterior en la Patagonia. Sin embargo, hay que rendirse a la evidencia científica de que algunos ejemplares se hacen sus escapaditas entre la multitud y rompen por un momento el eterno pacto de amor. Se ha observado que suelen ser las hembras las más propensas a tirarse una “plumita al aire”, aunque al fin y al cabo ellas y ellos siempre regresan sanitos al hogarz


http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/turismo/9-1946-2010-11-19.html